Nuestra metodología

La metodología que utilizamos principalmente es la que nos proporciona la formación recibida en el postgrado de la Universidad de Oviedo  y que está basada en el “Método Pellitero”, método registrado como obra científica que cuenta con el aval y reconocimiento de los profesionales de los centros donde se ha desarrollado a lo largo de más de 18 años y que está en continua revisión y actualización para atender a los diferentes colectivos que han demandado a lo largo de estos años intervenciones significativas y de calidad.

Las Intervenciones Asistidas por Perros consisten en que el perro de apoyo participa como recurso o apoyo en las sesiones, guiado en todo momento por un profesional especialista con formación en intervenciones asistidas por perros en los colectivos a los que van dirigidos.

Esta metodología está basada en dos pilares, en la ESPECIALIZACIÓN DEL PROFESIONAL y del PERRO DE APOYO, es decir, el profesional es formado específicamente en las características y necesidades de cada uno de los colectivos destinatarios, en las áreas en las que se puede intervenir con el perro de apoyo, en la importancia de la ética y en la profesionalidad. El perro de apoyo ha sido formado exclusivamente para esta labor.

El especialista se ha formado en todos y cada uno de los colectivos destinatarios de las intervenciones haciendo especial hincapié en los objetivos que se pueden trabajar con el perro de apoyo, y junto con el equipo interdisciplinar del centro define los objetivos específicos para cada usuario, adaptando siempre las intervenciones en función de las necesidades individuales de cada persona.

El perro de apoyo ha sido seleccionado por su carácter y su morfología para realizar intervenciones de calidad. Para que esto sea posible, desde los dos meses ha estado formándose en contextos reales de intervención con todos los colectivos y con todos los perfiles con los que trabajará adquiriendo los recursos técnicos significativos necesarios para ser un apoyo en las intervenciones.

Siendo el perro de apoyo uno de nuestros pilares, la dedicación, tiempo y esfuerzo que requiere su formación son fundamentales para obtener un perro capaz de realizar su trabajo sin estrés, sin condicionar su actitud a los continuos refuerzos de comida, con un buen vínculo con su guía pero sin dependencia obteniendo así una interacción natural con los usuarios.

La impronta, socialización y habituación desde tan temprana edad hace que nuestros perros entiendan y manejen la situación global de las intervenciones, adaptándose a cada nueva situación, persona y centro con total normalidad y naturalidad. Su formación no es cuestión de unas semanas, lleva meses preparar un buen perro de apoyo para realizar intervenciones de calidad.

Esta metodología está implantada desde el año 1998 en Asturias y actualmente se desarrolla y aplica por diversas entidades en varias comunidades autónomas como Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid y Comunidad Valenciana.